Hacer algo diferente

Es sábado y son las 3:30 de la mañana, suena mi alarma que de antemano había programado para esa hora, normalmente mi alarma suena una hora más tarde los sábados, ya que yo trabajo los fines de semana, pero hoy es un dia diferente, con algo nuevo que hacer. Corro al baño, me cepillo y me meto a  bañar rápidamente, me visto con ropa cómoda y salgo sigilosamente a la cocina tratado de no hacer ruido para no despertar a mi hijo que aún duerme en el cuarto de enseguida, ya que el se levantara un poco más tarde para irse a trabajar. Me preparo un café y salgo al punto de reunión. Es mi primer viaje con mi iglesia a regalar cosas a alguna iglesia en México, estoy emocionada y a la expectativa de mirar la reacción de las personas a quien vamos a ayudar.

En mi iglesia contamos con el ministerio de ayudar a otras iglesias. Ya se han hecho varios viajes a diferentes iglesias en la frontera con México llevando cosas que la gente dona, como ropa, zapatos, articulos de limpieza personal y comida no perecedera. Por motivo de mi trabajo no había tenido la oportunidad de ir, pero esta vez fue diferente. Cerca de las 4:30 de la mañana nos pusimos en marcha hacia un pueblito llamado Fronteras en Sonora,el lugar es muy pintoresco, pude observar que aquí se cultiva mucho el membrillo ya que varias casas tenían plantas de ellos. El viaje fue tranquilo, a excepción de que poco antes de cruzar la frontera entre México y Estados Unidos se descompuso el aire acondicionado de la van en la que viajabamos. El camino ofrece un paisaje lleno de pequeños árboles de mezquites y huizaches,  la carretera está situada entre pequeñas lomas con algunas curvas lo que hace agradable a la vista el paisaje. Llegamos un poco después de las 10 de la mañana. En la pequeña iglesia tenían su servicio de escuelita de verano, ya las maestras estaban dando un pequeño reconocimiento a los niños que habían asistido a las clases, terminado el servicio se les dieron hamburguesas y papitas que nuestra iglesia había proveído para todas las personas que estuvieron ahí, fue un convivio muy agradable, varías hermanas estuvieron cocinando y sirviendo la comida, se podía apreciar que los niños tenían fiesta. Terminado la hora del lonche se prosiguió a lo que realmente íbamos, nuestra iglesia decidió regalarle a todos los niños su mochila nueva con útiles escolares para su regreso a clases, fue una experiencia maravillosa el mirar la cara de alegría de los niños al recibir su mochila

Y este fue el resultado final

MUCHÍSIMAS GRACIAS A TODAS Y CADA UNA DE LAS PERSONAS QUE DE UNA FORMA U OTRA NOS AYUDARON A HACER ESTO POSIBLE CON SUS DONACIONES, SIN SU AYUDA NO LO HUBIÉRAMOS PODIDO HACER

Leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: